Estas Mujeres Baten El Récord Guinness A La Madre Más Vieja Del Mundo

PUBLICADO EN 10/07/2020
Publicidad

Hoy en día, con los avances de la ciencia y la tecnología, todo es posible. Lo normal biológicamente hablando, es tener hijos entre los 20 y los 40 años de edad, siendo los 40 ya una edad de cierto riesgo para la salud del bebé y de la madre. Pero hay mujeres que desafían estos límites y también a sus cuerpos por la necesidad de ser madres a toda costa. Aquí te contamos las historias de las mujeres que han sido madre sobrepasando los 40 años con creces y convirtiéndose así, en las madres más viejas del mundo.

Adriana Iliescu

Adriana Iliescu es una mujer rumana que trabajaba en la universidad como profesora de Lengua y Literatura. En sus ratos libres también escribía cuentos infantiles. Ella adoraba a los niños desde siempre pero nunca tuvo la oportunidad de ser madre de joven aunque estuvo casada. Su necesidad de cumplir con su deseo de dar a luz y criar a un niño le llevó a plantearse métodos que no eran muy ortodoxos ni legales. A sus 66 años de edad decidió que tenía que hacer algo para ser madre.

Adriana Iliescu

Adriana Iliescu

No Le Importaba El Riesgo

A pesar de su avanzada edad, Adriana Iliescu decidió ser madre por todos los medios. Tenía el dinero y los contactos necesarios para conseguirlo y no lo pensó dos veces, asumiría los riesgos que fueran necesarios con el propósito de ser madre. Así, contactó con un médico amigo suyo que de manera ilegal, le proporcionó un tratamiento para intentar deshacer los efectos de la menopausia y finalmente, su amigo médico inseminó a Adriana con esperma de un donante anónimo.

No Le Importaba El Riesgo

No Le Importaba El Riesgo

No Tuvo La Oportunidad

Adriana se casó cuando tan solo tenía 20 años, siempre había sido su deseo ser madre y creyó que al casarse podría cumplirlo, sin embargo, no fue así ya que su marido se negaba en rotundo a tener hijos, ella lo intentó convencer cientos de veces pero no lo logró. Todo esto generó tensiones en el matrimonio y acabaron por divorciarse a los 4 años. Adriana quedó algo traumatizada por todo aquello y jamás consiguió tener una nueva pareja con la que formar una familia.

No Tuvo La Oportunidad

No Tuvo La Oportunidad

A Contra Corriente

Adriana Iliescu se sentía en plenas condiciones físicas a pesar de tener 66 años pero no todo el mundo vio con buenos ojos lo que estaba haciendo, recibió duras críticas por parte de amigos y familiares y muchos de ellos le dieron la espalda. Pero a Adriana esto no le importó lo más mínimo y continuó con su embarazo con tanta ilusión como lo haría cualquier otra mujer de cualquier otra edad. Ya estaba embarazada y nada podía pararle, solo necesitaba sentirse bien, cuidarse y estaría todo controlado.

A Contra Corriente

A Contra Corriente

Ella Era Consciente Del Peligro

Aunque Adriana estaba muy ilusionada y se sentía muy bien física y mentalmente, no era ninguna ignorante, sabía perfectamente a lo que se enfrentaba y los riesgos que suponía ser madre a los 66. Pero necesitaba intentarlo, no podía morirse sin ser madre. Además también era consciente de que tenía 66 años y que podría morir siendo su bebé muy pequeño, así que ideó un plan B. Adriana pactó con su médico y amigo, que si le sucedía algo, él se haría cargo del bebé. A lo que él aceptó sin dudarlo.

Ella Era Consciente Del Peligro

Ella Era Consciente Del Peligro

El Momento Esperado

Pasaron los meses y todo iba según lo esperado Adriana se encontraba bien y sus trillizos también. Estaba embarazada de nada menos que trillizos ya que al haber sido inseminada artificialmente esto era algo que solía pasar a menudo. Pero algo que también pasaba a menudo es que en los embarazos múltiples los bebés nacían prematuros, y así fue, a los 6 meses Adriana se puso de parto, tuvieron que practicarle una cesárea y 2 de los bebés nacieron muertos. Solo uno de ellos consiguió sobrevivir y tendría que estar aún unos meses luchando en la incubadora.

El Momento Esperado

El Momento Esperado

Eliza

Adriana llamó a su hija Eliza, tuvo que pasar unos meses en la incubadora pero consiguió salir adelante. Adriana era por fin madre, estaba tan contenta que no se lo podía ni creer. Además recibió el premio Guinness de los Récords a la madre más vieja del mundo. Muy pronto se hicieron famosas y estaban en el centro de atención de todos los noticieros y revistas. La gente las reconocía por la calle pero no todo el mundo las miraba bien, había mucha gente que no estaba de acuerdo con lo que había hecho Adriana.

Eliza

Eliza

Tenía Que Hacer Algo

Adriana y Eliza recibían todo tipo de burlas cuando iban por la calle, incluso la iglesia, donde Adriana tenía su congregación de fieles, las rechazó y se negaron a bautizar a Eliza porque decía que no era una niña natural y que era producto del mal. Adriana comenzó a preocuparse por todo este rechazo más que por ella, por Eliza, no quería que la niña sufriera ningún trauma y creciera así, así que tomó una decisión muy importante.

Tenía Que Hacer Algo

Tenía Que Hacer Algo

Dio Una Entrevista

Adriana decidió que tenía que hacer algo para remediar la situación que estaban viviendo ella y su hija antes de que le afectara a ella. Las burlas y las comparaciones con una abuela y su nieta no cesaban así que decidió abrir las puertas de su casa a la prensa para que pudieran ver que ella y Eliza tenían una vida completamente normal, como cualquier otra familia. De este modo, Adriana intentaba llegar a los corazones de la gente y que fueran un poco más amables con ellas.

Dio Una Entrevista

Dio Una Entrevista

Eliza Era Una Niña Normal

Las dos se llevaban súper bien y Adriana tenía energía suficiente para cuidar a Eliza, jugar con ella e incluso enseñarle y ayudarle con sus tareas del colegio. A pesar de tener 66 años, Adriana se encontraba en plena forma y eso se veía. Además era una mujer de pensamiento moderno y abierto así que enseñó a Eliza valores muy útiles en la sociedad e hoy en día. Eliza estaba creciendo con una vida completamente normal como la que cualquier otro niño de su edad.

Eliza Era Una Niña Normal

Eliza Era Una Niña Normal

Todo Se Calmó

Afortunadamente, tras la entrevista y con el paso del tiempo, la sociedad empezó a respetar a Adriana y a Eliza y se olvidaron de que fuera una madre tan madre. La vida de ambas era perfecta y Eliza era muy buena estudiante, destacando en ciencias y recibiendo premios por ello. Hoy en día Adriana tiene ochenta años pero asegura encontrarse muy bien físicamente y espera vivir por lo menos veinte años más junto a Eliza que tiene actualmente 15 años.

Todo Se Calmó

Todo Se Calmó

La Controversia

Aunque esta historia tenga un final feliz, ha generado muchos debates a nivel mundial ya que lo que hizo Adriana no es una práctica de deba extenderse, además de ser ilegal hacer lo que hizo, las posibilidades de que las cosas salgan mal para las madres o para los bebés es altísima, de hecho Adriana perdió 2 de los 3 bebés que traía en su vientre. Pero las consecuencias podrían haber sido mucho peores y si no que se lo digan a las siguientes mamás que también consiguieron el premio Guinness a la mamá más vieja del mundo.

La Controversia

La Controversia

Los Antecedentes De Adriana

Antes de que apareciera Adriana Iliescu y ganara el premio Guinness a la mamá más vieja del mundo con 66 años, este título pertenecía a Janet, una mamá inglesa que decidió inseminarse y ser madre a los 58 años. También lo hizo de manera ilegal ya que la edad máxima permitida son 50 años, una edad que ya es bastante elevada para ser madre. Sin embargo, Janet quería ser madre por encima de la ley incluso y de los peligros que conlleva esta práctica, así que se inseminó y trajo al mundo mellizos.

Los Antecedentes De Adriana

Los Antecedentes De Adriana

Pero Tuvo Problemas

Janet no tuvo un procedimiento ni un embarazo fácil como le pasó a Adriana, primero, gastó muchísimo dinero hasta que consiguió quedarse embarazada porque no funcionaba el procedimiento pero lo peor de todo es que tras conseguirlo, tuvo un embarazo horrible, sufrió hipertensión y diabetes gestacional y tuvo que estar en cama y muy controlada. Fueron unos meses muy duros para ella aunque finalmente consiguió ser mamá. Tuvieron que practicarle una cesárea y los mellizos estuvieron un tiempo en la incubadora, fue un proceso muy duro.

Pero Tuvo Problemas

Pero Tuvo Problemas

La Sucesora de Adriana

María del Carmen Bousada le arrebató el título de la mamá más vieja del mundo a Adriana Iliescu cuando fue madre a los 67 años. Esta mujer española viajó a los Estados Unidos para realizarse la fecundación in vitro ya que en España no estaba permitido en mujeres tan mayores, en América la edad límite son 55 años y Carmen mintió en la edad. Nadie le pidió documentación acreditativa y tuvo gemelos con 67 años. Tres años más tarde Carmen murió y dejó a los gemelos huérfanos. Sin duda en este caso las cosas salieron fatal.

La Sucesora De Adriana

La Sucesora De Adriana

La Actual Mamá Más Vieja Del Mundo

Mangayamma es la conocida como “mujer sin hijos”. Así la llaman en su país de origen, La India, donde no tener hijos está muy mal visto. Ella y su marido jamás consiguieron concebir y han sido objeto de burla y desprecio por ello durante toda su vida. Ambos, desesperados, decidieron recurrir a la fecundación in vitro para ser padres de una vez por todas. Lo que no se imaginaban es que ahí no acabaría el desprecio y ahora iban a ser criticados por tener hijos con nada menos que 75 años.

La Actual Mamá Más Vieja Del Mundo

La Actual Mamá Más Vieja Del Mundo

No Salió Bien

Mangayamma se realizó la fecundación in vitro con 75 años. Todo el mundo le decía que estaban locos por hacer algo así y ahora les criticaban también por ello. Pero no les importó, este matrimonio de ancianos siguieron adelante con el procedimiento y se quedó embarazada muy pronto, algo que no es muy normal. Mangayamma tuvo gemelos por cesárea y nacieron sin complicaciones, sin embargo, ella sufrió un infarto tras dar a luz. No se puede jugar así con la naturaleza pero ellos aseguran ser muy felices hoy en día.

No Salió Bien

No Salió Bien

Publicidad